Reseña literaria: Ibn Arabi: Vida y enseñanzas del gran místico andalusí

  • Título: Ibn Arabi: Vida y enseñanzas del gran místico andalusí
  • Autor: Fernando Mora
  • Temática: Sufismo
  • Editorial: Kairós, Barcelona 2011
  • Número de páginas: 440

Ibn Arabi (Murcia, 28 de julio de 1165 – Damasco, 16 de noviembre de 1240) es de aquellos maestros universales que llaman la atención, entre otras cosas, por el carácter diverso de sus obras. Filosofía, poesía, mística, astrología, ciencia de las letras, diccionarios, tratados dirigidos a los practicantes del sufismo –extrapolables a cualquier disciplina espiritual-… La obra de Ibn Arabi es tan vasta y profunda que leerlo en ocasiones puede resultar complejo, sobre todo para quien de entrada desconoce el sufismo.

Por este motivo publicamos esta breve reseña del libro Ibn Arabi: Vida y enseñanzas del gran místico andalusí, de Fernando Mora. Fernando Mora se licenció en filosofía y es traductor. Los ámbitos espirituales a los que más se ha dedicado, entre otros, son el yoga, el budismo y el islam. Y la obra que nos ocupa era realmente necesaria para aproximarnos de un modo cercano al maestro murciano.

El libro está dividido en dos partes muy bien diferenciadas. La primera parte relata la biografía de Ibn Arabi, y en este caso es doblemente interesante, por un lado porque a quien le interesa conocer la vida del maestro, ahí encontrarán los hechos más relevantes que vivió, y precisamente, en segundo lugar, porque el maestro sufí, a lo largo de su vida, experimentó múltiples circunstancias que nos sirven como enseñanza espiritual.

La segunda parte se sumerge en los aspectos más importantes de la enseñanza de Ibn Arabi. La ciencia de las letras –semejante a la cábala hebrea-, la imaginación creadora y los mundos imaginales, la oración, el amor, la aniquilación del yo, los Nombres de Dios y las teofanías y muchos otros temas son explicados de un modo entendible y clarificador.

Quisiera destacar los capítulos 6 y 7, relacionados ambos al describir la idea de imaginación creadora, las imágenes y los mundos imaginales. La imaginación creadora –al contrario de la fantasía, que es del ego- es, resumidamente, el “órgano” de la percepción que nos permite acceder a las realidades que conectan al Espíritu. Tales realidades son los mundos imaginales, regiones intermedias que no son ni puramente materiales ni puramente espirituales, lo que también se conoce en la Tradición Hermética como mundo astral, mundos internos o superiores. Ibn Arabi constantemente relata sus experiencias imaginales/astrales con maestros y maestras, profetas, etc., e incluso, según él mismo explica, su obra Los engarces de las sabidurías fue dictado en dichas regiones espirituales.

Me parece interesante porque, como hace notar en varias ocasiones el filósofo y traductor Henry Corbin, a partir de la instauración en Europa de la Escolástica aproximadamente entre los siglos XI y XII, la interrelación con dichas realidades imaginales o superiores quedó relegada a la nada, mientras que en otras tradiciones siempre se tuvo presente. Y desde aquí consideramos que ésa interrelación es importante para el Autoconocimiento.

Destacamos también el capítulo 10, en el que se profundiza en el significado esotérico y filosófico del hadiz que tanto menciona Ibn Arabi: “Quien se conoce a sí mismo, conoce a Su Señor”. Este hadiz, en pocas palabras, nos habla de que es en nuestra interioridad, en el acceso al corazón espiritual –trono de Dios según las religiones del Libro-, en donde integramos los valores del Ser o Nombres de Dios, lo que significa relacionarse claramente con el Ser.

Concluyendo, para cualquier persona que desee acercarse al sufismo en general y a la figura del Maestro Ibn Arabi en particular, esta obra es muy recomendable.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.