Reseña literaria: El misterio de las catedrales de Fulcanelli

Fulcanelli es el seudónimo de uno de los mayores maestros alquimistas del siglo XX. Muchas hipótesis han intentado desvelar su auténtica identidad, y extensa es la rumorología sobre su figura, pero poco importa. Fulcanelli fue un Maestro que legó un conocimiento profundo del símbolo Tradicional transmitido a lo largo de los siglos, sobre todo el simbolismo alquímico y hermético representado en las catedrales y otros edificios sacros. Fue el autor de dos obras: El misterio de las catedrales, objeto de esta reseña, y Las moradas filosofales, que en otra ocasión analizaremos.

Ya de por sí los tres prólogos escritos por su discípulo Eugène Canseliet, a diferencia de algunos prólogos que desvían al lector a una errónea comprensión del libro que presentan, esconden relaciones simbólicas que vale la pena estudiar.

El libro recorre París, Amiens, Bourges y Hendaya para mostrarnos de forma muy ingeniosa los secretos de las catedrales góticas, “bellos libros de imágenes –escribe- que se levantan en nuestra plaza y que despliegan hasta el cielo sus hojas esculpidas en piedra”. En esta obra el autor hace uso de una afilada e inspirada perspicacia y de una gran capacidad de interpretación del símbolo, o más concretamente, de lo que podemos llamar una hermenéutica espiritual, aquella interpretación que reactualiza el símbolo al mismo tiempo que transforma al individuo que lo interpreta.

Fulcanelli nos guía por un extenso y profundo viaje que nos muestra todo un compendio de conocimientos herméticos que, si nos mantenemos atentos a las pistas repartidas por toda la obra, nos inspira y nos ayuda a profundizar en nuestra comprensión en el Autoconocimiento.

A mi parecer es muy ingenioso el especial uso que hace de la etimología y la ciencia del símbolo para desentrañar los misterios que desvela. Y digo especial porque, como él mismo escribe cuando escudriña en el significado del término gótico, “la explicación debe buscarse en el origen cabalístico de la palabra más que en su raíz literal”. El origen cabalístico que nombra no es aquí el de la cábala hebrea como tal, sino de aquel método que trabaja con la fonética, la etimología, la alegoría, el símbolo y, sobre todo, con la inspiración que da el estado consciente que nos permite profundizar en el conocimiento de las realidades espirituales. A este lenguaje del Espíritu se le llama lengua de los pájaros, tal como también describe, “madre y decana de todas las demás, […] Es aquella cuyo conocimiento revela Jesús a sus apóstoles, al enviarles su espíritu, el Espíritu Santo. Es ella la que enseña el misterio de las cosas y descorre el velo de las verdades más ocultas”.

Otro detalle que quiero destacar es la honestidad y cercanía que se destila en cada página de su obra. Aunque en una primera lectura pueda parecer críptico –al fin y al cabo, es un libro de hermetismo-, si se tienen unos mínimos conocimientos de simbología tradicional, Fulcanelli nos está hablando bastante “claro” de los procesos internos y del trabajo espiritual a realizar para Despertar. Y con eso me refiero a su honestidad y cercanía. No hay florituras innecesarias en sus escritos, apenas tiene paja, no pretende lucirse –recordemos que desconocemos su identidad-. Es poético en muchas ocasiones, cosa que inspira, y sonoro, algo que facilita la lectura. Como escribe hacia el final del libro a modo de consejo, “La ciencia misteriosa […] exige, además, una gran sencillez y una indiferencia absoluta frente a teorías, sistemas e hipótesis que, fiando en los libros o en la reputación de sus autores, suelen aceptarse sin comprobación”. Añade además que la ciencia misteriosa “quiere que sus aspirantes aprendan a pensar más con el propio cerebro y menos con el ajeno. Les pide, en fin, que busquen la verdad de sus principios, el conocimiento de su doctrina y la práctica de sus trabajos en la Naturaleza, nuestra madre común”.  

Simbolismo de las catedrales, simbología alquímica, interpretación hermética de la mitología grecorromana y egipcia, exégesis de la Biblia… Un libro, que si bien no es muy extenso en páginas, es muy profundo en su contenido.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.